Basquetour: Birding Euskadi

PASO AL QUEBRANTAHUESOS - 26/07/2010

Volver

Los trabajos realizados para que el quebrantahuesos se asiente en este área de expansión natural de la especie marcan las labores de conservación de un espacio donde la roca caliza y las aves rupícolas dominan el paisaje. No obstante, no hay que perder de vista que Sierra Sálvada acoge 206 especies de vertebrados, incluido el amenazado visón europeo.

Las cumbres de Sierra Sálvada, repartidas entre Álava, Bizkaia y Burgos, demuestran su valor al enumerar sus reconocimientos: forma parte de la Red Natura 2000 con figuras de protección de ZEPA y LIC; el hayedo del Monte Santiago (Burgos) y el Salto del Nervión (Álava) son Monumento Natural; está considerada área importante para las aves y para la herpetofauna y de forma especial para la conservación del quebrantahuesos y del visón europeo; y todo el enclave esta inmerso en el Corredor Ecológico del Sur de Europa.

En un territorio aparentemente pequeño (10.000 hectáreas), localizado en el extremo occidental de la Comunidad Autónoma del País Vasco, Sierra Sálvada alberga diferentes hábitats bien conservados, lo que favorece que numerosas especies encuentren aquí un territorio idóneo para la vida. Se han contabilizado 6 de peces, 11 de anfibios, 13 de reptiles, 121 de aves y 55 de mamíferos.

Paraíso ornitológico excepcional apegado a sus rocas
A pesar de ser un enclave desconocido, aquí se concentra la mayor diversidad de aves reproductoras de la península Ibérica por cuadrícula de 100 km2. Crían 116 especies, lo cual significa que tiene el privilegio de acoger aproximadamente a la mitad de las aves nidificantes de Iberia y a una cuarta parte de las del continente. Como se ha comentado, la variedad de hábitats que alberga Sierra Sálvada, unido al hecho de ser una zona de transición entre el clima atlántico y el mediterráneo, favorecen la presencia de este alto número de especies.

La magnífica comunidad de aves de los roquedos destaca sobre el resto del territorio. Está compuesta por especies como el buitre leonado, el alimoche común, el águila real, el halcón peregrino o la chova piquiroja entre otras, que nidifican año tras año en las oquedades inaccesibles de la gran muralla calcárea de Sierra Sálvada.

Otras de las especies que debería estar asentada en estos montes es el quebrantahuesos, ya que constituyen un área natural de expansión de la especie hacia las montañas cantábricas y Picos de Europa, en su importante función de enlace del Corredor Ecológico del Sur de Europa. Hasta los años 60 del siglo pasado era un ave habitual en todas las cordilleras altas de la península Ibérica. Luego empezó su declive y quedó relegada en los años 80 al núcleo poblacional de los Pirineos. En el País Vasco, su presencia fue habitual hasta hace cincuenta años.

Gracias al quebrantahuesos se alejan amenazas de las cumbres
En 2006, la Diputación Foral de Álava aprobó el Plan de Gestión del Quebrantahuesos para el Territorio Foral. Con esta medida no sólo comenzaba a gestionar a la especie, si no que le servía de pretexto para alejar amenazas evidentes en los montes alaveses, como la instalación de parques eólicos o tendidos eléctricos.

Los principales factores de mortalidad del quebrantahuesos están relacionados con el uso de venenos (43%), la colisión con tendidos eléctricos (24%) y la caza ilegal (15%). Las molestias humanas en las zonas de cría, la disminución en la cabaña ganadera extensiva y la destrucción del hábitat también constituyen factores de amenaza. Además, la fuerte tendencia que presentan estas aves a volver a su territorio habitual tras haberlo abandonado dificulta enormemente su expansión hacia áreas montañosas cercanas.

Para ello, la Diputación ha establecido un programa para eliminar las causas de mortalidad no natural de la población adulta y preadulta, especialmente la ocasionada por electrocución, colisión, envenenamiento y caza ilegal. Por otro lado, se favorece el establecimiento de una serie de individuos en áreas idóneas para la especie, de cara a su posible asentamiento futuro como reproductores.

En relación a las molestias humanas, se trabaja en la reducción de las mismas en las zonas de presencia regular de la especie, además de fomentar la protección efectiva de estas áreas. En este sentido, cobran importancia los trabajos de restauración de lugares potencialmente utilizables, con el fin de hacerlas atractivas a la población flotante y facilitar su recolonización, así como garantizar la disponibilidad de alimento en las áreas ocupadas o potencialmente interesantes para la especie.

Además, se ha dotado al lugar de personal cualificado y de los medios necesarios para garantizar la vigilancia, seguimiento y protección del quebrantahuesos.

David Alday Irure
Geógrafo y naturalista que desarrolla sus funciones en Geotech S.L.
Es el responsable de las oficinas técnicas de los productos turísticos de naturaleza Birding Euskadi y Senderismo Euskadi para Basquetour, Agencia Vasca de Turismo
 

Fuente: Artículo publicado en la revista “Quercus Especial Euskadi” del mes de marzo de 2010

Volver

Experiencias

Embajadores de Euskadi

Turismo de Naturaleza y Aventura


info@birdingeuskadi.net© Todos los derechos reservados a Basquetour